No me mires

Según un estudio europeo, las españolas somos las que más nos preocupamos por el envejecimiento de la zona de los ojos.
A un 50 por ciento le afectaría el problema de las ojeras como factor negativo, un 37 sería la mirada cansada y un 28 las patas de gallo.
Realmente el poder de la mirada dice tanto que muchas veces sobran las palabras.  A veces  es tiernas, otras misteriosa o sensual.  Dicen que el primer beso no es con los labios  sino con los ojos que son  con los que iluminas  a tu ser amado,  de ahí la expresión de tener  ” brillo en los ojos”.
Con el paso del tiempo, la mirada chispeante se va perdiendo:   los años, la salud, enfermedades, disgustos, estrés, cansancio, insomnio y nos gustaría volver a recuperar  parte de lo perdido para al mismo tiempo vernos mejor y ganar en auto confianza.

Si nos fijamos por la calle cada vez más hay más personas que utilizan gafas de sol en un día nublado. En gran medida, muchos de nosotros no queremos  descubrir nuestra mirada en público y  preferimos  camuflar nuestra mala cara.
Por ello,  cuando viene una paciente para una mejora de su aspecto facial, es muy importante, después de escuchar lo que quiere,  saber de su nivel emocional .  Esto permite  transmitirle el tratamiento que más necesita, que en un alto porcentaje está en la zona superior de la cara.
Os invito de nuevo a ver casos de este tipo de tratamiento,en la mayoría suelo combinar varias técnicas,toxina botulínica , relleno de ojeras con técnica vycross , carboxiterapia, y algún hilo tensor para levantar la mirada. Los resultados son para decir: “Mírame ya”

No me mires 01

No me mires 02

No me mires 03

No me mires 04

No me mires 05

No me mires 06

 

 

 

Leave a reply